Las 5 características que debe tener el mejor método para aprender un idioma online

Tiempo de lectura: 9 minutos

Aprender un idioma suena fácil si lo dice alguien como Ziad Fazah, un libanés que ostenta el récord mundial Guinness por dominar 58 lenguas. Pero la realidad es que esta tarea puede convertirse en una odisea si combinas el método incorrecto con una agenda apretada y una dosis de impaciencia.

No hay que pasarse toda la vida en una academia para tener una conversación fluida con un nativo, pero lo que sí tienes que hacer es asegurarte que tu próximo curso cumpla con estos requisitos que te vamos a contar.

1. El mejor método para aprender un idioma es aquel en el que estudias lo que de verdad sirve.

El lenguaje es un proceso que evoluciona y no se aprende solo repitiendo listas de verbos más largas que la factura del supermercado. Hay decenas de investigaciones que demuestran que los niños aprenden el lenguaje por imitación, pero tampoco había que ser científico para sospecharlo. Es suficiente con ver a un sobrino o el hijo de una amiga para darse cuenta de que los bebés no van a la escuela a estudiar antes de hablar. Si la receta es tan clara, por qué hacer lo contrario.

El mejor método para aprender un idioma es aquel que te enseña a comunicarte oralmente desde la primera semana. Luego, cuando ya tienes una concepción básica, tu cerebro decodificará las estructuras de ese idioma para reproducirlas en otras oraciones.

Es intuición básica desarrollar primero el oído y sí, esto es contrario al sistema de educación tradicional. Allí se premia en exceso la memorización de listas, pero no sabes cuándo podrás aplicarlas en la vida real. No solo pasa con el inglés sino en todas las asignaturas. Ojo, no estamos desmereciendo el pénsum, pero seamos sinceros ¿Crees que en tu próxima entrevista de trabajo con un reclutador nativo, te harán recitar los irregular verbs de memoria? Estoy segura que no.

No solo lo decimos nosotros. Hay expertos como Andreas Schleicher, creador del informe PISA (el estudio de mayor prestigio que evalúa aspectos de la educación en más de 80 países) que insisten en ello. Schleicher asegura que “(España) tiene al sistema educativo preparando para un mundo que ya no existe y no haciéndolo para el mundo que estamos viendo emerger”. Y no solo pasa en España sino que, como una pandemia, este es un virus que ataca al sistema educativo mundial.

Así que el primer ‘must’ del mejor método para aprender un idioma es que te enseñen lo útil o, en otras palabras, que cumpla la ley de Pareto ¿Y eso, qué es?

  1.1 La ley de Pareto te permite aprender un idioma en menos tiempo

Hay ciertas reglas que nos facilitan la vida, pero que por no conocerlas terminamos esforzándonos de más. Y una de ellas es la ley de Pareto en la que asegura que el 80% de las consecuencias vienen del 20% de las causas. Aplicado a los idiomas, ese 20% sería las frases que más se usan en una lengua y que te permiten comunicarte con fluidez. Expertos como Stuart Webb, profesor de lingüística de la Universidad de Western Ontario (Canadá), en una entrevista con la BBC asegura que “si aprendes solo 800 de las palabras más utilizadas en inglés, podrá comprender el 75% del idioma tal como se habla en la vida normal”.

Esto no significa que debes ir por la vida, con libreta en mano, anotando cuáles son las palabras más comunes. Para eso, hay empresas innovadoras que se han adelantado. Una de ellas es 8Belts, que basa su metodología en un sistema de índice de rentabilidad de palabras. Allí, mediante un algoritmo matemático han mapeado un idioma e identificado cuáles son las partes que más se usan.

De esta manera, te puedes comunicar con mayor fluidez con menos tiempo y esfuerzo. Míralo así. Es como si tu ordenador se avería. Sabrás qué pieza comprar porque el técnico te dirá cuál es. Así tu computadora hará su trabajo y no tendrás que adquirir un equipo nuevo cuando en realidad lo que quieres es que funcione. Este método sería el técnico que te dirá que necesitas para aprender para dominar el inglés, alemán, francés o chino en 8 meses.

Y para entenderlo mejor, échale un vistazo a este vídeo en el que Anxo Pérez (Fundador de 8Belts) explica cómo funciona el método.

2. Para aprender un idioma, solo necesitas 30 minutos al día.

La agenda apretada es como la gripe en cada cambio de estación. Todos sufrimos con ella. Así que desplazarte hasta una academia de idiomas y estar sentado repitiendo frases allí por dos horas al día parece un anhelo no disponible para los que ya trabajamos. Además que, con lo cansado que estás, tus índices de retención serán extremadamente bajos. Relax! Esto no significa que estás condenado a no aprender un idioma. Basta con que encuentres un método al que le dediques solo media hora al día ¿Por qué no aprovechar el descanso del almuerzo o el tiempo que te tomará llegar a la ofi en transporte público?

Y sí, dirás que es muy poco tiempo porque al final media hora se va en nada. Sin embargo, si multiplicas esos 30 minutos por los 365 días al año que tiene, habrás practicado un mínimo de 182 horas. Lo que tienes que hacer es encontrar un método que no te agobie al ver lo macro, sino que te ayude a iniciar por lo más pequeño y útil, en este caso: 30 minutos constantes todos los días.

Con 30 minutos diarios puedes aprender un idioma online.

Decir media hora y decir tres horas no es lo mismo. Este lapso de tiempo no es una cifra mágica que cuenta algún supuesto gurús de la enseñanza sino que la ciencia avala. De acuerdo con El Confidencial, las investigaciones señalan que el nivel de concentración no puede ser sostenido porque, a medida que pasa más tiempo, aumentan las distracciones y baja la productividad. “Estar más horas no significa producir mejor, la productividad se mide por el número de objetivos conseguidos, no por el tiempo empleado” asegura el medio.

Así que huye del próximo curso que te ofrezca clases maratónicas de varias horas al día. Al final solo terminarás fastidiado, con dinero perdido y cero ganas de seguir aprendiendo.

Si al estómago no le damos más comida de la que puede digerir, ¿por qué al cerebro le damos más información de la que puede asimilar?

– Anxo Pérez (Presidente de 8Belts)

3. Para aprender un idioma debes practicar con los nativos

Hay un viejo refrán que no por antiguo, ha perdido validez. “Se habla con el dueño del circo y no con el personal”. De acuerdo con el portal Statista, el inglés es el idioma más hablado del mundo (1130 millones lo dominan), pero solo 379 millones son nativos. El resto lo aprendió como segunda lengua y aunque no desmerecemos el enorme esfuerzo que implica ser bilingüe ni tampoco aseguramos que el nivel de cada uno de ellos no sea óptimo, lo mejor siempre será que un nativo te guíe en el camino del aprendizaje.

No se trata solo de que veas estructuras sino que incluyas todos los elementos y símbolos culturales que solo quien habla el idioma que quieres aprender como primera lengua, te puede enseñar.

Y esto aplica también para la lista de tareas que envían en las escuelas tradicionales. Para aprender un idioma, las encerronas en una biblioteca o en tu habitación repitiendo como loro no sirven; lo verdaderamente útil es el face to face, aunque sea virtual. “Muchos adultos hacen grandes esfuerzos para memorizar palabras y practicar la pronunciación (…) No dan el salto para tratar de mantener una conversación. Realmente no están aprendiendo otro idioma, tan solo asociaciones de imágenes y sonidos” asegura Julie Fiez, profesora del departamento de Neurociencia de la Universidad de Pittsburgh.

Así como no llevas tu carro al doctor cuando no arranca, por qué no aprender con los verdaderos expertos en un idioma: los nativos.

4. La tecnología también puede echarte una mano para aprender un idioma

¿Cuántas veces has escuchado a los apocalípticos decir que la tecnología te quitará tu trabajo? Pero resulta que también puede ser un algoritmo el que amplíe tus oportunidades.

No se trata solo de las facilidades que da el aprendizaje online: capacidad de conectarte desde cualquier lugar, el dinero que te ahorras en transporte, el tiempo y la posibilidad de que tu ubicación geográfica deje de ser una barrera para acceder a la mejor educación, entre otras. Si quieres conocerlas todas, lee este post que te explicará por qué una academia online es tu mejor opción para aprender un idioma.

Pero más allá del formato en el que aprendes, la IA y la innovación tienen la capacidad de cambiar los dogmas de la educación. Así lo cree Fernando Moreno, CEO de la escuela de idiomas online 8Belts y que ha logrado con su método propio enseñar inglés, alemán, francés o chino en solo 8 meses a más de 25 mil personas. El empresario sostiene en una entrevista a EuropaPress que se está al inicio de una revolución en la educación debido a que cada vez es más frecuente la inclusión de elementos tecnológicos para crear sistemas que permitan conocer la forma de aprendizaje de los alumnos y adaptarse a él.

En el caso de 8Belts, sostiene Moreno, la tecnología fue parte de la creación del método y su índice de rentabilidad de palabras. Gracias a la IA mapearon un idioma y descubrieron cuál era la parte útil de ese lenguaje, por lo tanto, los alumnos aprenderían lo mejor y en menos tiempo.

4.1 La retención

¿Te acuerdas cuando estudias toda la noche para un examen, pero a la semana no te acuerdas ni la mitad de lo que leíste? La retención también es una parte clave de lo que aprendes porque de nada sirve lo que no puedes recordar. Para esto, no hay que estudiar lo mismo todos los días sino que traer al presente la información ya adquirida. Según la Universidad de Waterloo, lo recomendable es que luego de 24 horas de aprendido algo, lo repases 10 minutos. A la semana, le echas otro ojo cinco minutos y un mes después bastaría con 2 a 4 minutos para sellar aquello en tu cerebro.

El sistema de IA de 8Belts, por ejemplo, es capaz de predecir cuándo estás por olvidar algo y lo incluye en los nuevos ejercicios para que lo mantengas presente. Sí, así cómo Netflix puede saber qué serie o peli es la que va contigo, esta tecnología puede darte lo que necesitas para mantener siempre frescos tus conocimientos.

No se trata de cuánta información metes a tu cerebro sino cuánto de ella retienes.

– Anxo Pérez (Presidente de 8Belts)

5. Un método en el que se preocupen por conseguir tus objetivos.

Un contrato entre un centro de idiomas y un alumno no es solo una transacción económica por brindar servicios. El mejor método para aprender un idioma es aquel en el que la escuela también está pendiente de que cumplas el por qué motivó a aprender. Y si no tienes una razón, entonces es probable que estés perdiendo tu tiempo. No puedes pretender dominar una lengua porque ves que tus compañeros lo están haciendo. Lo necesario es tener una meta definida como “Quiero ampliar mis oportunidades de conseguir trabajo”, “quiero perder el miedo a hablar inglés” o “quiero estudiar un máster en otro país” para que sea esta razón la que te sirva de ancla cuando quieras abandonar la misión.

Y si necesitas una dosis extra de motivación, aquí te dejamos este post sobre los 5 mejores trucos para no lanzar la toalla durante el aprendizaje de un idioma.

La tecnología es genial, sí, pero no hay nada que motive más que estar acompañado. Así como cuando le pides a tu amiga que vaya contigo al gimnasio. Si estudias en una escuela de idiomas que se preocupe por tus metas no tendrás que llevarte a tu amiga de toda la vida, porque desde el día 1 debes tener un tutor asignado. Este no será el maestro que evalúe tus conocimientos con exámenes sorpresa sino que será a quien puedas recurrir cada vez que tengas una duda o simplemente sientas que algún aspecto de la metodología se te está dificultando.

Lo que hace especial a un producto es el valor agregado que recibes. No se trata de ir a una silla y repetir lo que dice el maestro. Hay escuelas de idiomas que monitorean a sus alumnos, pero también le facilitan recursos audiovisuales adicionales, ejercicios e incluso la posibilidad de practicar lo aprendido aún después de que su período del curso haya terminado. Es este seguimiento lo que puede ser la diferencia entre que aproveches tu curso o que hayas perdido tiempo y dinero.

Las redes sociales también pueden ser aliadas, sobre todo si el método con el que aprendes posee una cuenta muy activa. Será la mejor plataforma para un repaso rápido, un ejercicio que planteen o simplemente crear comunidad. Después de todo, somos seres sociales y lo que menos queremos es una marca que solo quiera que le compres su producto. 

La forma más corta de llegar a cualquier parte es tener una buena compañía”

– H. Jackson Brown, Jr.

Si estás aquí es porque sabes lo importante que son las lenguas para conseguir tus sueños personales y profesionales. Elegir el método ideal para aprender un idioma puede no es una tarea complicada, si cumple con este checklist. Así te aseguras de que tu tiempo y esfuerzo están bien invertidos. Y como último tip es importante que no te preocupes si el método que cumple con estos puntos básicos te parezca muy nuevo o diferente. Al principio, los más escépticos creían que tener un teléfono móvil era una pérdida de dinero y hoy tanto tú como yo tenemos uno de esas características. Atrévete a elegir lo innovador porque en lo mejorado está la clave para que optimices tu aprendizaje.

 

Autor:
Fecha creación: 1 julio, 2021
Categoría: Inglés para Profesionales

Con 8Belts aprendes a hablar idiomas sí o sí